fbpx
Seleccionar página

Vera es un camión eléctrico, totalmente autónomo, sin cabina ni conductor, y controlado por un sistema en la nube, que fue presentado por Volvo Trucks para el transporte de grandes volúmenes de carga entre centros logísticos.

Volvo Trucks presentó un camión eléctrico y autónomo de nivel 5, al que bautizó con el nombre de Vera. A diferencia de lo habitual en el transporte por carrtera, la unidad no cuenta con cabina para el conductor y es controlada y monitoreada mediante un servicio basado en la nube.  

Fue diseñado para ofrecer servicios de transporte continuo entre centros fijos y realizar tareas repetitivas y regulares. Su finalidad es recorrer de forma autónoma distancias relativamente cortas transportando grandes volúmenes de mercancías.  

Puede llevar cualquier tipo de remolque con un peso de hasta 32 toneladas, con una alta precisión en las entregas. Un ejemplo típico de este tipo de labor son los transportes entre centros logísticos, aunque también puede ser utilizado para otros usos diferentes. 

Durante su presentación,Claes Nilsson, presidente Volvo camiones, afirmó  que “todo sugiere que la necesidad global de transporte continuará aumentando significativamente en la próxima década”. Vera es la propuesta de la empresa sueca para complementar las soluciones de transporte actual que responde al auge del comercio electrónico y a la cada vez más escasa disponibilidad de conductores. Con esta solución enfrentamos los desafíos de la sociedad y de las empresas”.  

El truck utiliza el mismo motor y las mismas baterías que los chasis eléctricos de Volvo. Sus cero emisiones locales, bajo nivel de ruido y sus posibilidades de circular de manera autónoma le permiten operar tanto de día como de noche. ”Esta solución utiliza la infraestructura vial existente y puede ser gestionada por los propios operadores de carga, por lo que es más fácil recuperar los costos y permitir su integración con las operaciones existentes”, reconció Mikael Karlsson, Vicepresidente de Soluciones Autónomas de Volvo. 

El sistema es capaz de adaptar su funcionamiento para evitar esperas innecesarias y aumentar la precisión en las entregas. De esta forma se evitan los tiempos muertos, se reducen al mínimo las esperas y se incrementa la disponibilidad de los vehículos, creando un flujo óptimo que reduce los gastos del transporte.